Secretaría para el Desarrollo Sustentable de los Pueblos Indígenas - Mam (mam)
Organismo

Mam (mam)

De acuerdo al Censo de Población y Vivienda 2010 (Consulta de Población de 3 años y más, por municipio, según Lengua del Jefe, Jefa o cónyuge), existen 18 mil 915 hablantes de la lengua mam, aproximádamente 13 mil 500 más que los datos arrojados por el II Conteo de Población y Vivienda 2005.

El mam es un grupo maya que habita en el sureste de México y en Guatemala. El vocablo mam se deriva del quiché mam que significa padre, abuelo o ancestro. Tanto en Guatemala como en Belice se llaman así a las deidades de la montaña que riegan los cultivos.

El idioma mam pertenece al grupo del mismo nombre, algunos estudios lingüísticos demuestran que su punto original de dispersión se halla dentro del área que actualmente comprende el Departamento de Huehuetenango en Guatemala, zona que alrededor del año 2600 a.C. se hallaba ocupada por miembros del grupo proto-mayense original. Debido a que el mam, el huasteco y el maya yucateco presentan el más alto grado de variación con respecto al resto de las lenguas mayenses, se cree que fueron las primeras lenguas que se derivaron del tronco común: el proto-maya. Otras lenguas mayenses derivadas del mam e íntimamente relacionadas con él son el ixil y el aguacatecano.

En México la población mam habita en los estados de Campeche, Quintana Roo y Chiapas. La mayoría de sus municipios cuentan con vías de comunicación terrestre.

Los mames creen que muchas enfermedades son provocadas por causas sobrenaturales o que son consecuencia de una transgresión de las normas morales. Por razones económicas y culturales en caso de enfermedad preferentemente recurren a un curandero y no a un médico alópata; las ancianas atienden los partos y se les reconoce como "abuelas"; el baño de temazcal se emplea para la cura de resfriados, calambres y para las mujeres parturientas. Los curanderos son muy importantes en la comunidad, además de ser médicos tienen funciones políticas y religiosas; atienden las enfermedades del espíritu como emociones fuertes, el enojo, la tristeza y la vergüenza, la intrusión al cuerpo de ciertos seres maléficos, la fiebre y el "mal de ojo".

En general los mames que habitan en la sierra, y en esta zona cultivan principalmente el maíz, frijol, papas. El distrito de Mariscal, al que pertenece la zona serrana, y el Soconusco constituyen una región económica importante, cuyo centro principal es Tapachula. Los jornaleros mames mexicanos compiten por el trabajo con los indígenas extranjeros que se ven obligados a aceptar salarios menores a los ya establecidos. La emigración temporal se realiza en los meses de octubre a enero, tiempo de cosecha en las fincas cafetaleras; durante este periodo sólo permanecen en sus comunidades ancianos, mujeres y niños. De mayo a septiembre, en un porcentaje menor, se contratan en la limpia del café; otros van a trabajar en las plantaciones de algodón de la costa.

La tenencia de la tierra es ejidal. De la superficie total la mayor parte está destinada a la agricultura, el 34% a pasto y el 17% comprende bosques. Con la reforma agraria se expropiaron parte de las propiedades dedicadas al cultivo de café y algunas pasaron a manos de indígenas, formándose así ejidos cafetaleros.

Los mames viven en pequeñas rancherías localizadas en los ejidos; predomina en ellas la familia nuclear. En cuanto al matrimonio es frecuente el rapto y la unión libre, que generalmente es una relación duradera. El nuevo matrimonio vive un tiempo en la casa de los padres del esposo.

La autoridad agraria es el comisariado ejidal, quien trata los asuntos relacionados con la tierra. El cargo de comisariado ejidal y el de juez auxiliar o agente municipal conocido como alcalde mayor lo ocupa un indígena.

En el trabajo agrícola, cada hombre junto con sus hijos cultiva su propia parcela; en la cosecha lo ayudan varios amigos, quienes sólo esperan que este trabajo les sea retribuido en ocasión de su propia cosecha.

Actualmente, los chamanes mayas (chimanes) son los herederos de los antiguos naguales, y tienen el don de adivinar, de curar enfermedades naturales y sobrenaturales o provocarlas, así como la capacidad de alojar su espíritu en el cuerpo de un animal o de un fenómeno meteorológico; pueden visitar regiones sagradas como el interior de las montañas, el inframundo y el cielo. Los mames llaman a los nahuales waxés, los más poderosos son el rayo, el viento, la centella, el torbellino y el tigre.

El catolicismo que impera entre los mames muestra varios elementos de sincretismo con antiguas tradiciones como el culto a figurillas prehispánicas que comparten el altar con los santos católicos. Algunas fiestas religiosas del pueblo mam coinciden con las ferias comerciales.

Los mames son vecinos de pequeños grupos de chujes, quichés, cakchiqueles, mochós y jacaltecos; los mames que viven en las faldas del volcán Tacaná mantienen un estrecho contacto con los de Guatemala, interactúan comercial y culturalmente, se visitan, organizan juegos de fútbol, etcétera. 

Fuente:

Cifras: Censo de Población y Vivienda 2010. INEGI Textos: Extracto de las Monografías de los Pueblos Indígenas. Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

Actualizado al:

02 de September del 2014